miércoles, septiembre 17, 2008

Un día... se reivindicó a José Juan Tablada


No suelo dar reseñas en este espacio, pero esta vez tengo la necesidad y el ímpetu de hacerlo.

Hace tiempo me hice aficionado de la poesía de Tablada, y no sólo de su poesía como tal, sino del hecho poco conocido de que fue uno de los poetas mexicanos que logró asimilar los movimientos rupturistas en el arte, así como una revaloración de la poesía mexicana, la cual estaba encabezada en aquellos momentos por el movimiento modernista de Amado Nervo y Ramón López Velarde; con lo cual no sólo fue amedrentado por la posición oficial, sino que tuvo que ver cobijado (y publicado) su trabajo fuera de las fronteras maternas.

Este año (2008), 88 años después de que fue publicada en Venezuela la primera (y única) edición de Un día... poemas sintéticos de José Juan Tablada, una edición facsimilar sale a la venta en las librerías del país; con lo cual se reivindica a uno de los poetas más soslayados de la literatura en México.

De acuerdo con Rodolfo Mata, quien hace el prólogo a esta nueva primera edición:
Cuando el poeta mexicano José Juan Tablada publicó su primer libro de haikús, Un día... Poemas sintéticos, en septiembre de 1919, este género de origen japonés era prácticamente desconocido en el medio literario hispanoamericano. Como era de esperarse, el libro, que salió de la imprenta Bolívar, en Caracas, Venezuela, con un pequeño tiraje de doscientos ejemplares, no fue bien recibido del todo. ¿Podían aquellas escasas tres líneas formar un poema? ¿Podía una sola imagen alcanzar la temperatura lírica a la que estaban acostumbrados los artífices del modernismo musical y ornamental? Además, el subtítulo del libro remitía a las nuevas corrientes de vanguardia, de la que Tablada estaba al tanto y en las que gradualmente había ido profundizando.
Seguramente Edgar Varèse (el compositor) recibió con mucho más candor esta obra que todo los hombres de letras en México, siendo que compuso una Cantata (Offrandes) en homenaje a Tablada (con la Croix du Sud) y a Vicente Huidobro (con Chanson de la-haut), quizá por la conocida amistad que el poeta mexicano tenía con el compositor de origen francés, tal es así que Tablada fue quien presentó a Varèse con Carlos Chávez, con el cual realizó diversos intercambios musicales.

[Play para escuchar La Croix du Sud (Tablada), de Varèse interpretada
por Pierre Boulez y el Ensemble Intercontemporaine]

Si desean leer este libro, el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM ha ido recopilando toda la obra de este poeta en la dirección: http://www.tablada.unam.mx/. En esta página han ido digitalizado la mayoría de los libros de Tablada, incluyendo Un día... Poemas sintéticos, el cual se encuentra en forma íntegra y con las ilustraciones en una calidad bastante aceptable.

Sin embargo, les recomiendo adquirir la edición facsimilar de la editorial Ábside Poesía de CONACULTA, la cual posee una impresión muy similar al de la edición de 1919 (o eso quiero creer), a un precio bastante accesible (a mí me costo $99.00, pamba al que lo encuentre más barato).

___________________

Hace tiempo escribí un pequeño poema como homenaje a Tablada.


A José Juan Tablada

ser como tú, en el aire
o en el mar tranquilo

la luna de tu semblante
en tu frente perdida

los cabellos que rondan
en el azul menguante

cielo cae arrogante
de rodillas al suelo

la silueta talante
en el silencio difunto

desde las horas frías
hasta el sendero oculto
desde el tablado verso
hasta la piel sin carne
—sólo de hueso muerto—

6 comentarios:

MARICHUY dijo...

Luis

Tu poema es hermoso, fuerte.

¿Como se llama ese estilo en que los versos van de dos en dos lineas?

La cantata me gustó. Es triste y sorprendente, que en más de una ocasión, talentos como este de Juan José Tablada, sean menospreciados en su propio país, mientras son reconocidos en el exterior.

Pero bueno, 88 años después se publica el libro. Aún siendo encomiable que la UNAM lo ponga a disposición en forma virtual, siempre se antoja contar con una edición facsimilar del original impreso hace tanto tiempo.

Saludos

Cuentos Bajo Pedido ¿y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Buscaré tu recomendación.
Saludos

MaleNa dijo...

No conocía a Tablada y sus palabras transparentes, gracias.
Hay un aire zen en esta entrada.
Lo percibo.

El abrazo de siempre Luis.


MaLena.

arqcavm dijo...

se agradecen tus comentarios en mi blog, la Plaza se inauguró este año.....está a 1 cuadra de la Sebastiana....saludos..!!!

Rodrigo Márquez Tizano dijo...

químico como Deniz

Luis Alvaz dijo...

Marichuy...

Gracias, ahora lee a José Juan Tablada, creo que la experiencia vale la pena en varios sentidos. Además fue uno de los que cultivó el caligrama en México, entre otros estilos. Es el iniciador de toda una generación de poetas: Pellicer, Salvador Novo, Villaurrutia, Gorostiza, etc., etc.

Y bueno, la cantata, qué te puedo decir, me gusta mucho la música de Edgar Varèse, no se parece a nada que haya escuchado antes o después, creo que sólo lo podría comparar un poco con Xenakis, porque ambos fueron talentos individuales excepcionales con pocas obras, pero con grandes aportaciones.

Espero que puedas comprar el libro.

Saludos y un abrazo.

PD. No sé cómo llamar ese tipo de poemas... mmmm, voy a investigarlo.


Cuentos bajo pedido...

Sí, tienes que... Seguramente lo podrás encontrar en cualquier librería del Conaculta.

Saludos


Malena...

Toda la razón, Tablada es transparente, no necesita de muchas palabras para que respiremos el mismo aire que él cuando escribió esos poemas.

Él era un experto en la filosofía y la poesía japonesa, y creo que siempre trató de inculcar un poco de la filosofía oriental en América Latina... hasta pensé en poner algo de música de Toru Takemitsu.

Gracias Malena, un abrazo para ti también.


Arqcavm...

Como te he dicho ya, tu espacio me gusta mucho, me trae muchos recuerdos de un lugar que siempre añoro.

Espero poder visitar alguna vez la Plaza de los Poetas, para sentirme más cerca de Neruda, Huidobro y Gabriela Mistral.

Saludos.


Rodrigo Márquez Tizano...

Me pregunto si te refieres a Gerardo Deniz. Lo que no comprendo muy bien es su relación con José Juan Tablada. Bueno, al respecto hay muchas cosas que desconozco, espero que puedas orientarme un poco.

Yo compararía a Deniz con Alberto Blanco, no sólo porque ambos son químicos, sino porque amos son amantes de la música.

Saludos, gracias por visitar.